top of page

Autorregulación.

Actualizado: 19 sept 2022

Estar vivos implica enfrentarnos a una sucesión constante de desafíos, amenazas y peligros.


Cuando nuestro sistema no está regulado, nos disociamos. Perdemos el contacto con nuestro cuerpo, incluso con la realidad misma, de manera que nos volvemos vulnerables.


El cuerpo posee in situ mecanismos de autorregulación destinados a la autocuración. Esto varía de persona a persona y está determinado en su mayor parte por factores genéticos, fisiológicos, psicológicos, y conductuales.


La autorregulación en nuestro sistema es un proceso vital, constante, que se da para enfrentarnos con éxito a los cambios que se presentan en el entorno y en nuestro propio organismo.


La Homeostasis, que significa, permanecer estables siendo lo mismo, trabaja para regular factores corporales cotidianos, como la temperatura o el aumento del nivel de cortisol antes de despertar.


La Alostasis, que significa, permanecer estables siendo variables, resalta que el ambiente interno varía para satisfacer las diferentes respuestas frente a lo que se percibe y/o se espera.


Esta variación se consigue mediante sistemas adaptativos (Biomecánicos, Psicológicos, Neurológicos, Metabólico-endocrinos y Circulatorio-respiratorios). Ambos, la Homeostasis y la Alostasis, son sistemas responsables del mantenimiento de la estabilidad interna del organismo mientras se está enfrentando a cambios.


Con el envejecimiento esta capacidad de autorregulación disminuye, mientras que las fuentes fisiológicas del estrés aumentan; aunque, una persona puede ser mayor en años pero fisiológicamente joven, e igual sucede en sentido contrario.


Esta respuesta alostática al estrés es lo que conocemos como "combate o huida" y es un proceso mediante el cual el cuerpo moviliza energías. El asunto es que, los actuales factores generadores de estrés son diferentes a los de la supervivencia, ya que tienden a convertirse en crónicos en lugar de manifestarse como episodios de corta duración; se caracteriza pues por una forma constante de tensión psico-físico energética.


Es esta estimulación crónica del sistema regulador alostático, o sobre carga alostática, lo que produce desgaste en los tejidos, y es este daño el que acelera las respuestas disfuncionales y conduce al desarrollo de la enfermedad.


Esto quiere decir que, permanecer en salud es ser funcionales, es funcionar bien, es poder ser capaces de adaptar las respuestas fisiológicas a los cambios ambientales, a fin de permitir la realización de una función optimizada para el contexto en que se desarrolla.

_



- Entendiendo el cuerpo y el movimiento -

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Adaptables o Vulnerables.

Vivimos en un mundo en donde todo está cambiando constantemente, dentro y fuera de nosotros. Nuestra salud en general, nuestro bienestar, supervivencia y evolución, dependen de contar con un sistema f

FASCIA Y PARTICIPACIÓN EN LA SALUD.

El cuerpo; ese saco de piel, que alberga un universo infinito, desconocido para algunos, mal-tratado por otros, y del que muchos tenemos que aprender. La fascia, aparentemente caótico en su organizaci

Comments


bottom of page