top of page

Adaptables o Vulnerables.

Vivimos en un mundo en donde todo está cambiando constantemente, dentro y fuera de nosotros.


Nuestra salud en general, nuestro bienestar, supervivencia y evolución, dependen de contar con un sistema flexible, que nos regule y que logre adaptarnos, eficientemente, a los cambios que se presentan en nuestro entorno y en nuestro propio organismo.


Sabemos que la fuerza de gravedad juega un papel esencial como elemento organizador de nuestra estructura corporal, de la coordinación de nuestros movimientos, de cómo nos desenvolvemos en el entorno en que vivimos, e incluso de nuestra expresión humana.


Además de estar formados por órganos y tejidos, como seres humanos estamos influidos por nuestra cultura, nuestra educación, nuestras experiencias, presentes o pasadas, nuestros traumas, por cómo reacciona nuestro entorno a nuestros problemas, etc. ¡Claro que el contexto importa!


Todo el trabajo del cuerpo es una conversación entre dos sistemas inteligentes, Sistema Nervioso y Fascia. -Thomas W. Myers

El estado en que se encuentra nuestro sistema nervioso, es un claro indicativo de cómo es nuestro nivel general de salud física y bienestar emocional¹. Por otro lado, las fascias, son tejido conectivo, es lo que permite la interacción del cuerpo con sus diversas partes, estructuras y sistemas.


Las lesiones nerviosas, por ejemplo, de estiramiento o compresión, durante un período prolongado, pueden generar alteraciones en la función y en la estructura, ya sea muscular, articular, visceral (orgánica), o cualquier otra fisiológica. Esto suele manifestarse con posturas de protección (adaptaciones posturales), compensaciones y trastornos del dolor, que pueden reflejarse en cualquier parte de nuestro cuerpo gracias a la conexión fascial; De hecho, Cuando el organismo se encuentra bajo estrés, inicia un ajuste alostático, esto es una amplia gama de modificaciones adaptativo-fisiológicas adecuadas para alcanzar un nuevo equilibrio², es decir la homeostasis en el sistema.


Homeostasis, capacidad innata de los organismos vivos a

mantener el equilibrio entre todos sus procesos fisiológicos.


Hasta hace unas cuantas décadas, se empezaron a diagnosticar problemas de salud como

Psico-somáticos, término que indica que la mente causa trastornos en la fisiología humana o, el cuerpo físico; y si efectivamente hay una integración entre cuerpo, mente y espíritu, sería posible entender que cualquier alteración en el cuerpo, en su fisiología, podría afectar nuestra mente y alterar nuestra conducta.

Anteriormente se creía que el sistema nervioso solo se enfocaba en la regulación de operaciones orgánicas, hoy sabemos que nuestro sistema nervioso autónomo está implicado en otros procesos más complejos que sólo la regulación de los órganos viscerales. Por ejemplo, un proceso permanente, es la Neurocepción, consiste en cómo nuestro sistema nervioso autónomo valora la información proporcionada por nuestros sentidos sobre el entorno y el estado de nuestro cuerpo, para describir si una situación es segura, amenazante o peligrosa³; de esta manera, determina cuál estado emocional guiará nuestra conducta.


Si el ser humano fuera más considerado consigo mismo(a), y aprendiera más sobre su propio sistema, quizás tendría un conocimiento más útil y quizás daría un tratamiento más consciente y congruente per se; ya que, la capacidad de adaptarnos adecuadamente, de movernos con armonía y eficiencia, a pesar del pasar de los años, puede ser reforzada y aprendida con educación para el movimiento y la conciencia corporal.



_

Citas.

¹. Stanley Rosenberg, Accessing the healing power of the vagus nerve.

². Christian Lunghi et al, Los cinco modelos osteopáticos.

³. Stephen W. Porges, Teoría Polivagal.




20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Autorregulación.

Estar vivos implica enfrentarnos a una sucesión constante de desafíos, amenazas y peligros. Cuando nuestro sistema no está regulado, nos disociamos. Perdemos el contacto con nuestro cuerpo, incluso co

FASCIA Y PARTICIPACIÓN EN LA SALUD.

El cuerpo; ese saco de piel, que alberga un universo infinito, desconocido para algunos, mal-tratado por otros, y del que muchos tenemos que aprender. La fascia, aparentemente caótico en su organizaci

Комментарии


bottom of page